Necesitas un taxi, un radiotaxi, un remis?
Te damos todos los telefonos para que consultes

Energía nuclear: un negocio militar disfrazado de progreso - Antonio Elio Brailovsky - 9 de marzo de 2014 -

Energía nuclear: un negocio militar disfrazado de progreso

Antonio Elio Brailovsky tiene una clara visión sobre las ciencias energéticas del siglo XXI: “El que produce tecnología tiene poder”, afirma el reconocido ambientalista y periodista a Diario Publicable. En esta entrevista, el también profesor universitario explica de qué se trata la energía nuclear, sus consecuencias y secretos.

Paulina De Césare @paulinadece //

"Una central atómica presta servicios durante 30 o 40 años y genera residuos que permanecen peligrosos durante 20, 50 o 200 mil años."

-¿Cómo surge el uso de la energía nuclear para generar electricidad?
-La lógica del negocio inicialmente es militar. Las centrales atómicas con fines pacíficos son todas centrales militares disfrazadas. Al final de la Segunda Guerra Mundial, las centrales atómicas dejaron de tener sentido, entonces las fuerzas armadas se plantearon para qué podía servir en tiempos de paz. La respuesta fue: “Esto levanta calor”. Entonces una planta nuclear es una forma muy complicada y peligrosa de hervir agua, nada más.

-¿Cuáles son las ventajas de producir electricidad de esta manera?
-Para el operador nuclear la gran ventaja es el secreto. Con el pretexto del secreto tecnológico y la soberanía, nunca nadie audita las cuentas. Por otro lado, es el único caso en el cual se ponen en marcha instalaciones industriales sin resolver los problemas técnicos. Cuando se iniciaron las centrales atómicas a fines de del '40, no sabían qué iban a hacer con los residuos pero estaban convencidos de que para cuando apareciera el problema la ciencia iba a haber avanzado. Los residuos siguen ahí.

-¿Qué ocurre con ese aspecto de los residuos en particular?
-Montar una central atómica sin haber resuelto los problemas técnicos es una urgencia político-militar: “Los rusos o los yankies van a tenerlo y yo quiero más bombas que ellos”. Una central atómica presta servicios durante 30 o 40 años genera residuos que permanecen peligrosos durante 20, 50 o 200 mil años, según el tipo de radioactividad. Pero además tienen toxicidad química: cuando pierdan toda la radioactividad, el uranio, el mercurio y el plomo van a seguir siendo tóxicos.

Ver toda la nota aquí http://www.elistas.net/lista/abrailovsky/archivo/indice/301/msg/317/

volver