Incendios y Humo letal - FUNAM: denuncia penal c/Romina Picolotti, otros func y productores incendiarios 20/04/08

FUNAM presentó denuncia penal contra Romina Picolotti, otros funcionarios de ambiente y particulares incendiarios. Lo hizo ante la Fiscalía de Turno en lo penal de la Justicia Federal, en Córdoba. Habrían incumplido sus deberes de funcionario público.

El Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y premio Nóbel Alternativo, indicó que la Secretaría de Ambiente actuó tardíamente. Sostuvo que su Plan Nacional de Manejo del Fuego debió ser activado a comienzos de abril cuando los focos eran controlables, y no cuando el humo llegó al despacho de Romina Picolotti en Buenos Aires. FUNAM recordó que la ciudad de Rosario sufre los efectos de las quemas desde hace aproximadamente un mes.

 

Montenegro indicó que la Secretaría de Ambiente "no consideró cuestiones técnicas clave como la incidencia de inversiones térmicas de superficie. En esta época del año, desde el anochecer hasta el mediodía siguiente, se forman tapones de aire caliente que agravan la concentración del humo y sus contaminantes. El Plan Nacional de Manejo del Fuego se maneja solamente con temperaturas, vientos y humedad relativa descuidando las inversiones térmicas. A sus responsables no se les ocurrió preguntar al Servicio Meteorológico, cada día, cuál era la altura de la capa de inversión. No solo actuaron tarde, sino que actuaron mal"

Montenegro también criticó al gobierno de la ciudad de Buenos Aires "porque aún sabiendo que los contaminantes de los vehículos se agregaban a la nube de humo procedente de los incendios no adoptó ninguna medida para restringir el movimiento vehicular. Midieron y muy bien la contaminación, pero no actuaron en consecuencia".

Los enfermos y las muertes que dejará la nube de humo. Es posible que muchos días de persistente contaminación aumenten las tasas de enfermedades y muertes en los próximos meses. Fenómenos similares ya ocurrieron en otras ciudades, como Londres en 1952 por causa del humo de calefacción.

FUNAM exigió que se prohíban definitivamente las quemas intencionales y que solo se permita el desmalezado mecánico. También pidió que el Delta del Paraná "sea definitivamente un área natural protegida, y no una fuente de conflictos ambientales".

Córdoba y Buenos Aires (Argentina), abril 20 de 2008.- La Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), un organismo con status consultivo en Naciones Unidos y miembro de la RENACE, presentó denuncia penal contra Romina Picolotti, otros funcionarios de ambiente de la nación y las provincias de Entre Ríos, Buenos Aires y Santa Fé, y particulares incendiarios. Lo hizo ante la Fiscalía de Turno en lo penal de la Justicia Federal en Córdoba. Los funcionarios habrían incumplido sus deberes de funcionario público (Arts. 248 y 249 del Código Penal) y los productores incendiarios violado los Arts. 186 y 189 del Código Penal.

El Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y premio Nóbel Alternativo, indicó que la Secretaría de Ambiente actuó tardíamente. Sostuvo que el Plan Nacional de Manejo del Fuego "debió ser activado a comienzos de abril cuando los focos eran controlables, y no cuando el humo llegó al despacho de Romina Picolotti en Buenos Aires". FUNAM recordó que la ciudad de Rosario sufre los efectos de las quemas desde hace aproximadamente un mes. El INTA tenía registrados unos 3 focos de incendio a comienzos de abril "pero Ambiente recién reaccionó a mediados de mes. La Secretaría de Ambiente debería haber observado diariamente las imágenes satelitales que detectan focos de incendio, y actuar en esas fases iniciales. No tarde y mal. Por eso le pedimos a la justicia que investigue. No es posible que el Plan Nacional de Manejo del Fuego se habilite tardíamente, y que en el peor momento de los incendios solo estuvieran actuando 200 a 300 bomberos".

De cómo las inversiones térmicas de superficie agravaron el problema.

Montenegro indicó que la Secretaría de Ambiente "no consideró cuestiones técnicas clave como la incidencia de inversiones térmicas de superficie. En esta época del año, desde el anochecer hasta el mediodía siguiente se forman tapones de aire caliente que agravan la concentración del humo y sus contaminantes. Si la distancia entre la superficie y este tapón es escasa, por ejemplo 100 metros, y no hay viento, los contaminantes se concentran y sus efectos sobre la salud se agravan. Lamentablemente el Plan Nacional de Manejo del Fuego se maneja solo con temperaturas, vientos y humedad relativa, y descuida las inversiones térmicas. A sus responsables no se les ocurrió preguntar al Servicio Meteorológico Nacional, que envía todos los días una radiosonda a las 9 de la mañana, cuál era la altura de la capa de inversión. No solo actuaron tarde, sino que también actuaron mal".

Montenegro sostuvo que "el acto criminal de quemar pasturas generó los contaminantes que llegaron a las principales ciudades" y que la gravedad y persistencia de la nube de humo "se agravó porque las inversiones térmicas de superficie -tapones de aire caliente- estaban a baja altura, unos 100 metros, duraban muchas horas, y la velocidad del viento era baja o había calmas". Recordó que existe además un segundo tapón de aire caliente a 1500 metros de altura "donde quedan atrapados los contaminantes que logran pasar la primer capa de inversión". Sostuvo que la combinación de "gran cantidad de humo, tapones de aire caliente y calmas o vientos muy suaves son una combinación letal cuando se da en ciudades muy densas. Pero claro, habría que explicarle a Romina Picolotti de que se trata. Este es el precio que pagamos por tener funcionarios ineptos".

Montenegro también criticó al gobierno de la ciudad de Buenos Aires "porque aún sabiendo que los contaminantes de los vehículos se agregaban a la nube de humo procedente de los incendios no adoptó ninguna medida para restringir el movimiento vehicular. Midieron y muy bien la contaminación, pero no actuaron en consecuencia".

Los enfermos y las muertes que dejará la nube de humo.

El Dr. Raúl Montenegro anticipó que cuando se revisen las estadísticas de enfermedades y muertes correspondientes a los próximos meses "si tales estadísticas se toman, lo que dudo" sería posible "observar el verdadero impacto sanitario de la nube de contaminantes. Debe quedar claro que el accionar criminal de muchos productores y la impericia de la secretaría de Ambiente de la nación y de las áreas de ambiente de las provincias involucradas tuvo y tendrá un costo muy grande en salud. Lo que pasó en el gran Buenos Aires mostró al mundo que ambientalmente hablando somos una republiqueta bananera".

Montenegro agregó que "fenómenos similares de contaminación masiva ya ocurrieron en otras ciudades, como Londres en 1952 por causa del humo de calefacción. Ese año las estadísticas de mortalidad delataron unas 4.000 muertes adicionales a las habituales".

El Dr. Montenegro, que es profesor titular de Bilogía Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba, consideró "desacertadas" las opiniones del gobierno de la ciudad de Buenos Aires que minimizaron los efectos negativos de los altos valores de monóxido de carbono y cenizas. "Las autoridades sanitarias debieron considerar que las personas no solamente inhalaban el humo, sino también los otros contaminantes urbanos, es decir, un cóctel de contaminantes". Agregó que "también deberían haber valorado la incidencia de las inversiones térmicas superficiales porque aumentaron la concentración de contaminantes, y el tiempo de exposición a esos contaminantes. Con una simple llamada por teléfono al Servicio Meteorológico Nacional en Buenos Aires pude averiguar la altura de la capa de inversión del 19 de abril por ejemplo, que era de unos 100 metros, y estimar que el tapón de aire caliente habría operado entre las 22 horas del 18 de abril y el mediodía del 19. Que nosotros sepamos ni la Secretaría de Ambiente de la nación ni la municipalidad de Buenos Aires se interesaron por este fenómeno. De haberlo hecho podrían haber adoptado medidas más drásticas. Esto nos muestra que los ciudadanos estamos desprotegidos".

No más quemas y protección ambiental del Delta.

FUNAM exigió que se prohíban definitivamente las quemas intencionales y que solo se permita el desmalezado mecánico. También pidió que el Delta del Paraná "sea definitivamente un área natural protegida, y no una fuente de conflictos ambientales".

Para mayor información dirigirse a:

Dr. Raul A. Montenegro, Biologo
Presidente de FUNAM
Premio Nobel Alternativo 2004 (RLA-Estocolmo, Suecia).
Profesor Titular de Biologia Evolutiva,
Universidad Nacional de Cordoba (Argentina)
FUNAM    www.funam.org.ar                funam@funam.org.ar
Fundación para la defensa del ambiente
Tel: +54-351-4690282 (Funam)