REBELDES MUJERES EN LA RIOJA - Coordinadora de Asambleas Ciudadanas de Chilecito - Tierra Amiga
   -  2 de agosto 2007

El lunes 23 de julio a la tarde 2 camiones que se dirigían hacia la mina «Bajo La Alumbrera», en la provincia de Catamarca, ingresan a la ciudad Chilecito, en La Rioja. Los mensajes de texto comenzaron a recorrer los teléfonos celulares de los vecinos. Horas más tarde los camiones se encontraban parados en medio de la ruta con la advertencia de que los vecinos evitarían que vuelvan a pasar por Chilecito y Famatina. Gabriela Romano es docente, vive en Chilecito y se integró a la Coordinadora de Asambleas Ciudadanas por la Vida hace apróximadamente más de un año, para resistir que la explotación minera se realice en la zona por parte de la empresa Barrick Gold. Gabriela nos cuenta sobre su experiencia asamblearia en la lucha contra las mineras, sobre el rol de la mujer y el uso de la tecnología para mantenerse comunicados.

CAZACAMIONES I
Los camiones de la firma «Aconcagua» habían comenzado a circular hace aproximadamente un año. Cuando yo me incorporo a la lucha, al mes vimos pasar a estos camiones. Yo vivo a una cuadra de una Ruta Nacional, y mirá qué importante el tema de los medios y las imágenes.

 

Cuando me incorporé a la Asamblea las chicas de Famatina me habían prestado un video documental, «Acecho a la ilusión», y ahí justamente había tenido oportunidad de ver las imágenes de los camiones de la firma «Aconcagua». Entonces, cuando veníamos en el auto con mi marido, los vimos estacionados e inmediatamente el logo de «La Alumbrera» había quedado grabado en mi retina, y nos dimos cuenta que eran camiones de la empresa.

Lo que hicimos inmediatamente fue contactarnos con el grupo. En ese momento, nosotros estábamos en la plaza juntando firmas para pedir la sanción de una ordenanza, y así como esta vuelta, en esa oportunidad, lo que hicimos fue empezar a mandarnos mensajes de texto. Seguimos a los camiones y cuando llegaron al río Capayán, en el Departamento Famatina, con una bandera argentina los hicimos parar. Y en ese momento, nosotros no teníamos ningún tipo de legislación que prohibiera el paso de estos camiones. Pero aún así, dos o tres personas nos aproximamos al lugar y paramos el camión, y le explicamos que nosotros ya estábamos empezando a organizarnos como pueblo, y que no íbamos a permitir que ellos siguieran transitando libremente en calles muy céntricas de la ciudad, no sabiendo
nosotros, llevando qué tipo de material, qué tipo de sustancias. Él aducía que llevaba cal. Esa fue la primera vez que nosotros paramos ese tipo de camiones y le dijimos que le llevara el mensaje a la gente de la empresa de que no lo íbamos a permitir.

CAZACAMIONES II
Eso tuvo su efecto, porque los camiones habían dejado de pasar y, llamativamente, hacer alrededor de quince días, muchos vecinos nos habían comentado que los habían visto pasar nuevamente. Para esta ocasión, nosotros le habíamos repartido a la gente material audiovisual, y fue muy importante porque los vecinos ya tenían identificados este tipo de camiones. Este es un pueblo chico, y apenas uno ve que transita un camión al que generalmente no estamos acostumbrados, es como que ya nos llama la atención. Vecinos, por medio de mensajes de texto a amigos nuestros, nos habían comenzado a informar acerca de los camiones que estaban transitando, y como nosotros ya teníamos sancionadas ordenanzas que prohibían el ingreso, lo que hicimos primero, fue presentarnos en la Municipalidad y exigir al Intendente que haga cumplir esa ordenanza. Él tenía que controlar o mandar al área que corresponda a que controle esos camiones.

A la tarde, nos avisan que dos camiones estaban por la ciudad. Imediatamente con las chicas, integrantes de la Asamblea, nos vinimos.
Llegamos dos en ese momento a la ruta y no hizo falta hacerlo parar. El hombre estaba por arrancar, nosotros lo interceptamos al costado de la ruta, y le explicamos el motivo por el cual nosotros lo demorábamos. Mientras tanto, mientras esperábamos que llegara el resto, otro grupo iba a buscar al «Director de Saneamiento Ambiental» para que haga la inspección. Este hombre jamás llegó, y bueno, después de demorarlo una hora y entregarle nosotros como ciudadanos una copia de la ordenanza, decidimos que siga su ruta.

Son varios artículos los de la ordenanza. En uno de los artículos prohibe el ingreso de sustancias tóxicas al Departamento. Lo que nosotros pretendíamos era que se presentara algún inspector a cerciorarse de qué tipo de sustancias llevaba este hombre. Él mostró un remito de la empresa donde decía que llevaba cal. Siempre te dicen que llevan cal, porque al remito lo hace la misma empresa. Nosotros qué seguridad teníamos de que siempre van a estar llevando cal y no otro tipo de sustancias.

Esta ordenanza rige en Chilecito y Famatina. Son los Departamentos que de alguna manera estamos resistiendo. Hay una asamblea en La Rioja Capital, pero está muy débil todavía. Está costando mucho difundir hacia el resto de la provincia. Este fin de semana estuvimos en el Departamento Felipe Varela, en un pueblito que se llama Guandacol, donde ahí ellos tienen una empresa que está realizando una explotación minera en el límite con San Juan, con Jáchal. Nos invitaron a una biblioteca, llevamos material, les explicamos cómo funcionamos como asamblea, qué estrategias llevamos a cabo. Felizmente hemos logrado que se organicen como asamblea, ya han
fijado fecha de reunión y están diseñando como vecinos, como ciudadanos, acciones a llevar a cabo. Eso es importante, ir trabajando en red, poder ir difundiendo y formando asambleas que vayan apuntalando el trabajo.

El tema es que si nosotros podemos detenerlos acá, tampoco los dejen entrar allá, si de alguna manera podríamos actuar
simultáneamente, ir apoyando este tipo de acciones, se les va a hacer más difícil. Nosotros estamos manteniendo el corte en Peñas Negras desde hace más de cuatro meses, y yo creo que eso es lo que está deteniendo a la empresa, más allá
del clima y de que sabemos que cuando pase el invierno va a venir de nuevo la instancia más dura de seguir sosteniendo esta lucha. Teniendo a un grupo de ciudadanos que cada vez que pasa un camión no lo van a dejar transitar, que lo van a parar, eso los jode a ellos. Eso va a garantizarnos que la empresa no se instale con la tranquilidad que ellos piensan.

NUEVAS TECNOLOGÍAS. VIEJAS TAMBIÉN.
En caso de emergencia, si vos tenés que ir ya porque está entrando un camión, usamos los celulares, mensajitos de texto. Desde que comenzó la lucha tenemos el tema de que nos hemos impuesto que los teléfonos no tienen que estar apagados en ningún momento, el de todos los que integramos la asamblea. Entra un camión y hay que salir ya. Para otro tipo de comunicación, si vamos a llevar a cabo dentro de diez días algún tipo de acción en la plaza y lo queremos difundir, usamos internet, sobre todo para conectarnos con la gente de otras asambleas y mandarnos entre nosotros comunicaciones que no sean urgentes. Después, los diarios y las radios para hacer conocer al resto de la comunidad.

LAS DAMAS PRIMERO
Nos llama la atención que todos los que nos están visitando han rescatado que la mayoría somos mujeres. Somos las que le ponemos la garra y el cuerpo, el hombre es un poco más pasivo, tenemos muy pocos integrantes hombres en nuestras asambleas. A veces cuando hay que tomar medidas muy extremas, de arriesgar mucho, somos nosotras las que las proponemos, somos un poco las que llevamos las banderas de la lucha, y tenemos hombres que respetan y nos acompañan, y no discriminan, y eso es muy importante, el tema de la horizontalidad que se da en las asambleas y la igualdad, tener muy en cuenta nuestras opiniones.

Cuando un pueblo se organiza, aunque seamos pocos los que estamos activamente trabajando, y muchos lo hacen de una forma más pasiva, yo creo que estamos demostrando, sobre todo en estas provincias del noroeste, que tienen una historia de ser pueblos de una organización muy feudal, que se está revirtiendo, que se está visibilizando un cambio sociocultural que se va a traducir, sin dudas, en cambios políticos. Estamos luchando contra una explotación minera, pero yo creo que esto a la larga va a producir un cambio en el modo de pensar de la sociedad, y eso se va a reflejar en todos los ámbitos. Más allá de los resultados, es la semilla que vamos a
dejar plantada.

Coordinadora de Asambleas Ciudadanas de Chilecito
http://www.ciudadanosporlavida.com.ar
http://tierra.ourproject.org