LA RESERVA ECOLÓGICA
Fotografías de Claudio Herdener
para Prensa De Frente

Frente al antiguo balneario de la costanera sur y al lado de lo que era la vieja Ciudad Deportiva del club Boca Jrs. se fue generando el actual predio ecológico. Este espacio que fue ganado al río se proyectó a comienzos de los años 70 y se realizó con los escombros provenientes de las demoliciones que abrieron y trazaron la ciudad para construir las autopistas urbanas. En plena dictadura, y mas precisamente durante la efervescencia mundialista, estos terrenos se rellenaron con sedimentos dragados del río y con un sistema parecido al de los polders holandeses, se crearon terraplenes perimetrales para seguir realizando la descarga de materiales que continuó hasta finales del año 1984.

Con este modo de aislar el agua del río y como consecuencia de las grandes inundaciones que hubieron en esos años, se formaron extensas lagunas en las que se asentaron distintas especies de flora y fauna. La reserva fue reconocida oficialmente por parte del entonces Consejo Deliberante en junio de 1986 a partir del reclamo que llevaron adelante varias
organizaciones ecologistas.

En su corta vida padeció de numerosos ataques incendiarios y actos vandalismo que intentaron diezmar su riqueza natural, especialmente durante las gestiones menemistas que quisieron privatizarla para realizar proyectos inmobiliarios.

Hoy la reserva se encuentra encerrada entre el río y la famosa Corporación Puerto Madero, donde la expansión del negocio inmobiliario en el nuevo barrio creado frente a ella, la transforma en un suculento bocado para los inversores capitalistas.

En un lugar como la ciudad de Bs As donde la contaminación ambiental es altísima y la falta de espacios verdes que oxigenen el medio ambiente se transforma en una necesidad vital para los millones que la habitan, absurdamente se levantan frente a ella monolíticos edificios torre con un valor un inmobiliario promedio de U$S 3500 el m2.

A pocas cuadras de allí, los habitantes de la villa Rodrigo Bueno, que se encuentra ubicada en terrenos que lindan con la ex Ciudad Deportiva de Boca, sufren constantemente los intentos de desalojo por parte del Gobierno de la Ciudad. La empresa IRSA, «dueña» de esos terrenos, a través oscuras maniobras políticas realizadas durante el menemismo; planea construir en ese lugar el primer barrio privado de la ciudad.

Se construye sin límites, sin control alguno y sin la planificación necesaria y lo único que emerge es la perspectiva de una Torre de Babel contaminada donde la exclusión social va de la mano de los negocios de los ricos.

El presente ensayo fotográfico no tiene la pretensión de un documento sino la de rescatar imágenes de un lugar que todos nos merecemos y necesitamos. También la de expresar un sin fín de estados de ánimo, muchas caminatas por el lugar y el resultado de reencontrarme con el silencio subjetivo de la imágen y el sonido de un simple obturador.

Podés ver el ensayo fotográfico de Claudio Herdener para Prensa de Frente:
http://www.prensadefrente.org/pdfb2/index.php/fot/2006/05/23/p1549

volver